Habrá leves modificaciones en el tráfico para abrir la zanja de los tres pequeños tramos restantes frente a las calles La Palma, Lanzarote y San Isidro.

El concejal de Urbanismo de Los Realejos, Darío Pérez, informa que a partir de este miércoles 17 de octubre la obra de la Avenida de Canarias pasará a una nueva fase de tramos de asfaltado parcial para poder iniciar la ejecución de la zanja en los tres pequeños tajos restantes de los cruces con calles La Palma, Lanzarote y San Isidro, además de proceder ya a la preparación de la mediana resultante.

En este sentido, apunta el concejal que “estos nuevos puntos de actuación requerirán leves modificaciones en el tráfico, casi imperceptibles, que serán debidamente indicadas, como hasta la fecha, por el trabajo coordinado entre la Gerencia Municipal de Urbanismo, la dirección de obra y el área de Seguridad y Emergencias y Policía Local”.

Indica que “de este modo, en el cruce de la Avenida de Canarias con la calle La Palma, es decir, en la zona superior del Mercado Municipal, la actuación que requiere el tramo de zanja pendiente de ejecutar no provocará variaciones en la circulación, dado que esta intersección ya permanecía cerrada al tráfico en las últimas fechas”.

“En el caso del cruce con la calle Lanzarote, donde se ubica la rotonda conocida como la copa, proseguirá la circulación tal y como hasta ahora, no permitiendo el sentido giratorio, sino únicamente de Oeste a Este de la citada vía, pero por un nuevo trazado que se desplazará unos metros del actual, para permitir así culminar el tramo de zanja pendiente”, detalla.

En cuanto al último de los tajos por ejecutar, el que se ubica frente a la desembocadura inferior de la calle San Isidro, “se reorganizarán también desplazados unos metros los carriles de circulación de tal modo que se puedan seguir utilizando en ambos sentidos y con conexiones hacia La Carrera, Los Barros, Puerto Franco, Calle San Agustín o Calle El Puente”, explica.

El alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez, recuerda que “estamos ante el proyecto de mayor envergadura de las últimas décadas en el municipio y que está afectando a la arteria principal de comunicación del mismo, pero insistimos en lo necesario de una obra que actúa sobre una vía que era insegura para el tránsito y que el deterioro de su base de sustento era progresivo y generaba un riesgo inminente de mayores hundimientos y derrumbes de inesperadas consecuencias”.

Insiste el edil en que “todo este proyecto que está desmontando por completo la Avenida de Canarias desde su esqueleto para su reconstrucción total, así como las actuaciones de nuevas canalizaciones en vías paralelas, está propiciando disponer de una gran infraestructura de evacuación de aguas pluviales para reducir y evitar las escorrentías e inundaciones, así como la sustitución de la obsoleta red de saneamiento que disponía de pozos totalmente debilitados por la acción descontrolada del agua del subsuelo, y sobre todo ello una vía con totales garantías de seguridad”.